Cinecomio busca

El muro de Cinecomio.

EnglishAlemánFrancésEspañolItalianoNetherlandsRusoPortuguésChino SimplificadoJaponés
CoreanoÁrabe

domingo, 20 de agosto de 2017

The Leftovers.

La memoria o la vida.

El 9 es un número mágico, con él puede suceder cualquier circunstancia, es semejante a un planeta que ejecuta un baile helicoidal, alargando su brazo o estela. Es tan sorprendente que, incluso, haría que un Sistema Solar se posicionara de manera indeterminada y cuya novena Megatierra se hubiera lanzado a un viaje casi infinito, lejos de nuestra estrella.
Desde los primeros sucesos, hasta el infinito emocional comprendido en el 8, sólo nos queda dar el último paso para que todo esto acabe... Pero, por favor, no corras demasiado e intenta fumar menos, papá. Puede que estemos sólo al comienzo de algo mayor o incomprensible...

Aunque no tanto, como correspondería a las postreras miradas de un director como David Lynch y sus universos paralelos o ángulos moribundos... Si hay que elegir alguna extravagancia artística o surrealista, o pensamiento imaginativo, podrás acercarte a las diferentes definiciones y sensaciones, que comprenden la profundidad de esta serie llamada The Leftovers. De cuyos significados me quedo con ´vestigios` o restos de un naufragio universal.
Porque lo retratado en la superficie serían imágenes guardadas de recuerdos o, quizás, nuevas revelaciones... ¿quién sabe? Mientras recorremos fascinados, la increíble singularidad de una población imbuida en la sociedad texana y las circunstancias que se asemejan ciertamente con nuestra actualidad.
Conceptualmente se unen las mentes de dos artistas, a través de los textos elaborados por el novelista Tom Perrotta, que según tengo entendido, están bastante más extendidos y descriptivos para la presentación de los personajes por el gran creador, Damon Lindelof.

Ellos son los sheriff en la sombra, los observadores y demiurgos, subyacentes en todas las desapariciones pasadas y futuras. No me digan que, no es realmente parecido a la pérdida causada por manos oscuras, que sustraen a vecinos de sus familias y amigos... Por otro lado, Mr. Lindelof de hecho, ya se zambulló en las aguas turbulentas y oníricas, de aquella tierra aislada y violenta de Lost, que mis ojos pasaron por alto y nunca conocieron, salvo referencias. Al margen de tener la autoría en el guion de películas dudosas, como Cowboys vs. Aliens, Prometheus o Guerra Mundial Z (sin yo recordarlo ni desearlo) y algunas otras, acertadas narrativamente como Star Treck Into Darkness, Tomorrowland o, un interesante proyecto de serie escrita para la HBO... con el título de los reconocidos ¡Watchmen! Te suena, ¿no? Pues, ya estamos presentados... vigilantes de la paralela galaxia gráfica. Aquí una parada y recuerdo luctuoso para la figura del gran Alfonso Azpiri y sus sueños eróticos, ilustrador de cómics y videojuegos como Abu Simbel o el Guillermo de La Abadía del Crimen. D.e.p.


Pero volviendo a las desapariciones dramáticas de la genial The Leftovers, su creador Damon se siente profundamente atraído (como muchos otros) por las reacciones humanas desprendidas de ciertos hechos inexplicables o inimaginables. Con telón de fondo, para una fuerza oscura y todopoderosa, o cualquier otro aspecto que se nos escapase de las manos, de nuestra humilde comprensión.
Los diálogos entre sus personajes, demuestran la frialdad del hecho, una presentación con cierta distancia al principio de todo, el impacto, las sensaciones del interior, el extravío... el dolor gangrenado que va creciendo en el interior.

Los extraños movimientos que realizan, perdidos, y posteriormente, la degradación de las relaciones sociales. Porque son los restos de la tripulación, sin timón, que irán saltando entre emociones para ir encontrando el sentido, o no, ante el horizonte de la pequeña pantalla. Si un presente, como otros pecadores aún no familiarizados con el hecho, desaprovecharon la ocasión de acercarse a ellos, The Leftovers, pero, con más agilidad y premura.
Bueno, aquí estoy, pegado a las circunstancias indescriptibles, a los pensamientos impronunciables, a los acontecimientos rodeados de incertidumbres... a la vida o la muerte. Descubriendo las consecuencias de un día negro, aquella jornada infausta o de una revolución invisible. ¿Me escuchas...?

Algo terrible que se precipita de repente e invade nuestras mentes alienadas y que se apresura para ir barriendo nuestros recuerdos... los suyos especialmente familiares, como poderosas olas de un océano embravecido que se elevan ante el vacío. La idea de una muerte segura.
Así que, en primer lugar, reconciliarme con el creador Lindelof y su fuente imaginativa, con los protagonistas cambiantes, ante los que debo pedir perdón por la tardanza. Como a mis lectores (si quedara alguno sin desaparecer), por no haber entrado en esta fantasía filosófica, mucho antes, y sumergirme en esta profunda y magnífica serie titulada The Leftovers, con todas sus variantes emotivas y universales. Por no haber revuelto entre sus desechos o sobras emocionales, a tiempo, e intentar desentrañar los motivos que subyacen en los distintos comportamientos de los principales roles. Incluso de los menos protagonistas, que añaden con fuerza, su impacto visual y conceptual, igualmente.

Muchos son protagonistas inciertos, retales de vidas incompletas, manifestadas por la pérdida, investigadas con carácter individual o en extrañas relaciones. Son sectarios, sin empatía, seguidores de algún tipo de conjunción astral o grupal, con silenciosas intenciones. Reuniones blancas, habitantes observadores, neutros o esperando activarse. Son víctimas o verdugos, apareciendo como mártires... Sin comunicación grandilocuente, mas por apuntes, casi sin sentido. Rostros de excesiva seriedad, interesados en fisgoneo, atracción por la nicotina y otras operaciones desconocidas, dolor ante la separación de seres queridos... ¿vengativos?¿Te imaginas?, somos nosotros, seres humanos indefensos o temerosos por las vidas de nuestras familias o amistades. Simples, retales o The Leftovers.

Mientras, del otro lado de esta frontera invisible y silenciosa, se hallan individuos con aparente normalidad, no tanto el comportamiento grupal. Políticos frente a la masa, madres e hijas separadas, sobras emocionales sobre la mesa familiar, amig@s hambrientos, seres deformados, extraños amantes, maltratadores, protectores de la ley o no. Cazadores de vidas e historias, mascotas solitarias, vecinos vigilados, asesinos, depredadores... Lo que ocurre es que, esas apariencias visuales suelen engañar. No hacen más que repetirlo los ´loritos` ideológicos y circunstanciales de las redes sociales, de los medios interesados... aunque en muchas ocasiones sea, muy cierto.

Transcurren los capítulos, semejantes a fantasmas que se desvanecen en el aire y vuelven a unirse más allá, para destacar en la sensibilidad oculta o la falta de ella. ¿Oiremos, sus voces, de nueve en nueve? En algunas reuniones blancas, no ruidosas como dije, alrededor de un papel, se producen aserciones o conjuras secretas. Girando siempre alrededor en espiral, como mis mejores sueños, los tuyos también, o nuestras peores pesadillas. Intentas mantenerte firme ante el torbellino de los sucesos desafortunados, inexplicables con esa conciencia libre, ante la crítica o la reprimenda social, los malos modos y la violencia. Pero no lo consigues del todo, naufragas.
Pues, normalmente, las diferentes historias que se cuentan (aparentemente inconexas o bajo el humo), te devuelven a la realidad a base de golpes, de palabras intoxicadas o imprecaciones furiosas... como habitualmente. Leyes de fuertes que terminan con sangre. Más, siempre...

En The Leftovers, el acecho de una repetición nos sobreviene, una y otra vez, como el sufrimiento programado. Pero, una vez estás bien instalado (no acomodado jamás) dentro de esta vorágine, ya no habrá nada ni nadie que te saque de esta serie y sus significados ocultos. Y eso que es complicado comentarlo con alguien o sugerir su visionado. Yo, no seré...
Ahora, si eres capaz de sentir algo distinto, nunca te decepcionarás. A partir de acercarte a este cuadro costumbrista, a la confusión de un instante de duda o pregunta existencial, encontrarás respuestas con toques imaginativos, con frases conceptuales o su mirada idealizada del universo antiguo, al estilo maniqueista de las religiones.
Una rara concepción de la división del bien y el mal, entre elegidos y simples oyentes, atraídos por la pasión, por los placeres mundanos o los denominados pecados... alcanzando el conocimiento más elevado posible. La idea de un dios vengativo, onmipresente, u otra cosa desconocida.

Indagando en los restos del naufragio...

Los llamados vestigios son los personajes y su memoria congelada, están marcados por la constante desvirtualización de un yo que desaparece, ideológico o romántico. Cambiado por algo más abstracto y desconocido, desconectado de la realidad. Tal que la mente separada del cuerpo, en el instante más importante, cuando la idea de la carne se olvida y surge otra concepción, que no controlamos ni vemos.
El espectador se emociona con ellos, por la intención de acercarnos al dolor, lo trágico de la pérdida injusta, mientra otro sensacionalismo emotivo, grupal o familiar, va impregnando la sociedad, aquello que conocemos como humanidad... o falsa sensiblería. Te acercas y observas sus pasos inconexos, como se desprenden de los despojos circunstanciales, para quedarse en silencio. De la suciedad que invaden la relaciones humanas, de palabras necias. Blanqueados y ahumados, para siempre.


Hallamos, uno a uno, emociones de actores que nos confunden, con altas capacidades para aparecer en sueños y pesadillas, jóvenes y maduros, con aptitudes para la representación sectaria, como una madre apócrifa interpretada por Amy Brenneman (Casper, Heat), una casi desaparecida Liv Tyler entregada a media en su compromiso grupal, o las miradas desafiantes o frías,de rostros no tan conocidos como Marceline Hugot (United 93), un gigantesco Christopher Eccleston (G.I. Joe, Thor: El Mundo Oscuro) moviéndose entre dos secciones enfrentadas, la razón y la fe, siempre entre emociones. Michael Gaston (Lejos del Cielo, El Puente de los Espías) terriblemente frío ante el sacrificio, un incomprensible cazador de momento, la indefinible jefa Ann Dowd (Captain Fantastic, Norman) con su gesto impertérrito y carácter indómito, o incluso, la presencia secreta y celebrada del mismo, Peter Berg. Uno de los principales jueces, voyeurs tras la cámara. Son todos los que amenazan con desmigajar esta sociedad de escombros, marginales en bandos opuestos... descentrados o tocados por una enseñanza prohibida. Uno alterado y otro calmado, desaprensivo, vigilante, con un volcán sofocado en su interior.
Mientras, el dedo acusador frente al otro prensil, se hace cada vez más visible, sujetando el arma, que aferra el lápiz, que sostiene la piedra, que roba la inocencia, que borra el amor, que protesta o... recuerda.

En estos momentos angustiosos que vivimos, de desorden social y político, de desaveniencia emotiva, de malestar generalizado, de desapariciones irresolutas... convencer con silencios es una auténtica apuesta perdedora.
Sin embargo, sus dos creadores han confiado en un grupo de directores, encabezados por Peter Berg, Carl Franklin y Mimi Leder, a los que sumamos miradas habituales de otras series televisivas como Daniel Sackheim, Keith Gordon, Lesli Linka Glatter o Michelle McLaren, con sus desconexiones metafísicas y encuentros abstractos. Sus poderosas resoluciones e imágenes, se han introducido en nuestras mentes al igual que lo haría un secreto inconfesable. Algo que no puede ser identificado, visto o entendido, ni tan siquiera escrito en el viento.
Mas, produce una inmensa tormenta de emociones o sentimientos encontrados, desde el otro lado, en la realidad paralela. Desentrañando la vida familiar y ´pacífica`, esa incontinencia verbal o sexual, los sueños inconfesables, los golpes físicos... Donde emerge un grupo de actores guiados por su jefe de policía, interpretado por la omnipresencia del actor de Washington, Justin Theroux. El futuro de Justin, se erige en Mute dirigida por Duncan Jones, en cambio, pondrá voz al personaje de Ninjago La Lego Película o una serie titulada Maniac dirigida por el siempre interesante Cary Fukunaga, junto a Jonah Hill y Emma Stone.


De la mano, o no, de la mente dividida de sus hijos en la serie, Chris Zylka (The Amazing Spiderman) que participa en el próximo filme de Xavier Dolan, The Death & Life of John F. Donovan, y la dualidad de Margaret Qualley, apuntando a notables y atractivos retos profesionales con el protagonismo en Death Note, quizá un nuevo Chris Pratt (o Chris Pine) y una laberíntica jovencita semejante a aquella Jennifer Conelly o una Cristina Ricci en sus comienzos.
En siguientes episodios, comprobarás el mundo insospechado tras la amante imperfecta guiada por una sufrida Carrie Coon, próxima protagonista en Widows de Steve McQueen o The Papers de Steven Spielberg, la ayuda de los hermanos Carver, Max y Charlie, una alcaldesa poco fiable interpretada por Amanda Warren (7 Psicópatas, Madre!), la sorprendente Emily Meade como una sugerente fotocopia de aquella Mena Suvari de American Beauty con sugerencias sexuales y matices oscuros o, la enseñanza impertérrita, envolvente y descomunal de un actor como Scott Glenn. Siempre presente en nuestro sueños cinéfilos desde Nashville o en pesadillas bélicas como Apocalipsis Now, espaciales en The Right Stuff e imborrables, tras el Jack Crawford de Silence of the Lamp. Un actor que convence en cada escena atrayendo todos los ojos de los espectadores y admiradores televisivos. Nos acercamos a ese noveno pasajero... tras las preguntas...

¿Qué ocurre cuando desaparecemos? ¿Alguien se preocupa por nosotros, hasta cuándo?
Son preguntas sin respuesta efectiva ni relatada, son fotografías fantasmales del pasado. Al menos, durante la realidad salvaje del día a día... Sobre todo, por que aquel que se va, nunca vuelve ni se sabe más de él/ella, son sombras conocidas y emocionantes, que se quedan flotando en la memoria, hasta que ésta desaparece definitivamente, en el día de tu propio juicio o la nada.
La pérdida es el motor que nos mantiene de pie, se revoluciona con la juventud y descansa luego, pues las ramificaciones sociales o emocionales, mantienen vivos los recuerdos. Y, la necesidad de un ser querido, que jamás termina de marcharse del todo a pesar de los años y esa pátina producida en las viejas fotos... Ahora mismo, menos aún, con las múltiples referencias que se podrían encontrar en nuestras conexiones informáticas, dudosas, virtuales. Ya que sólo el advenimiento de nuevas generaciones, pueden contribuir al borrado de esta memoria dolorosa, al enterramiento de verdaderos fantasmas que amenazan con volver, raptar, destruir. Inmóviles, silenciosos... veremos que ocurre tras nueve episodios o historias complejas.

Definitivamente, no sólo el recuerdo es el leifmotiv de esta serie, The Leftovers (madejas imprecisas de ese vacío o nido), ya que no pierde el contacto con otros posibles protagonistas del caos reinante. Los subterfugios emocionales se convierten en un torbellino de pasiones y dudas, de pesadillas que regresan en la noche, de cuentos de navidad que crecen como historias de terror, de sexo prohibido o inconfesable, de cuchicheos entre blancos y asaltos impetuosos, de silencios, miradas claro, y secretos.
Tampoco la producción olvida a esos desconocidos, los acontecimientos sin respuesta que proceden de algunos antecedentes cinematográficos o hechos sin confirmación, donde la ciencia ficción juega un papel preponderante.
Ante unas desapariciones inexplicables, en otra época X-Files que producen una neblina creciente que impide la visión de la verdad y se mete en nuestros pulmones como un cáncer. Que reivindica con silencio ante la fuerza bruta o el derramamiento de sangre. Pero, ¿quién está detrás de todo el dolor o sufrimiento? ¿Merecemos el castigo?

Es algún tipo de conexión diabólica, una mente preclara, un ente castigado con poder ilimitado, un ser de otro planeta, una especie de secta religiosa o milagrosa, una conciencia imaginativa, un velo de apariencias o los esfuerzos de nuestros gobiernos para desorientar a la sociedad. Es decir, una conspiración mayúscula que amenaza a la sociedad, para convertirla en una forma de locura colectiva. Un credo, una filosofía... una pesadilla.
En el horizonte, el humo invade toda la razón y la visión neutral que, nosotros poseemos como espectadores de esta verdad o cara mentira. Se transforma en niebla amenazante que esconde el terror y el recuerdo de escritores fantásticos, que borra las huellas del pasado, alimentando los egos. Decididos a crear una corriente alternativa, o una idealización de las emociones no expresadas.
Desde el primer capítulo, en aquella infausta mañana tras desayunos alterados, se produce la desaparición de un 2 % de la población mundial, de golpe, no a pequeños bocados o raptos.

Atrapados, no paramos de hacernos preguntas que no nos llevan a ningún lado, aunque mantengamos los ojos bien abiertos y los oídos intentando desentrañar alguna revelación. En mayúsculas... Sin embargo, ya no importa el motivo de esta confusión ni la meta, sino las bifurcaciones. Lo que aprendemos a manejarnos en ese dolor, a conocer los rostros que nos harán felices o mediocres, convivir en el futuro con sus infelicidades o infidelidades. Cruelmente, acostumbrarnos a la violencia, a los tiros y dentelladas salvajes, a la banda sonora que cubre (con precisión sonora) el resto de movimientos silenciosos, pedradas, insultos, acompañando a actos pausados, sincopados, desarraigados, desdoblados, marginales... como una prenda perdida, como un personaje olvidado.
The Leftlovers, ha llegado algo tarde, pero estamos a tiempo de establecer las conexiones adecuadas, a distinguir la mentira.

Ha llegado... el nueve, la entrega novena. El desenlace para mantener despiertos los sentimientos y proponer nuevas reflexiones que nos sacudan en el interior y aclaren el futuro. O todo lo contrario, que aumente el misterio sin conocer la verdad. Veremos, sentiremos, callaremos... Sin saber hacia adónde vamos, aún, qué nos mantiene en pie o porqué luchamos... ¿la vida merece la pena o es la pena que forma parte de ella? Me he quedado aquí, antes del décimo mandamiento y otras temporadas para intentar descifrar lo oculto.

Conoceremos a familias rotas, divididas como si fueran extraños, vecinos atacando a otros. Dentro de otra ciudad repleta de esos mismos extraños, que se comporta de manera extraña, que se alimenta con sentencias absolutas y se rompe o desmigaja en la intimidad. Mientras, el salto generacional no comprende las diferentes implicaciones ni las emociones encontradas, sino que se rige por las suyas propias. Diferentes, alocadas o estimulantes, testimoniales o grandilocuentes...
De un lado, mayores disfrazados con sus vestimentas, observadores natos de la naturaleza de las cosas, de los movimientos de los vecinos y la conservación de una idea recalcada con cal o pintura blanquecina. Son interpretados en semejanza a los mimos. Del otro, restos familiares que se oponen al olvido o la muestra de respeto, jóvenes encabezados por un padre de familia, que no es padre ni tiene ésta, sapiencia... sólo más dudas.

¿Qué nos espera...?

Ansioso por desentrañar el diez y diez más... Navegar con otros capitanes de barcos perdidos, para tratar de identificar el mal, la realidad paralela. La deriva de este naufragio.

Con la familia y nuevos personajes que se irán sumando al padre auténtico, aunque esposado sin esposas. Silbado por su condición de humano, bendecido con la pérdida, vilipendiado por la justicia, golpeado y desahuciado.
Por supuesto, sin olvidar a los políticos caracterizados ante el pueblo, sus voces discrepantes e interesadas, su falsedad idolatrada. Ni al hombre misterioso, que aparece en todos los sitios con su escopeta cargada, disparando a perros como si rematase a jaurías de locos, acribillando el silencio, asfixiándolo.
Sucumbiendo con violencia innata, a cualquier otro tipo de referencia relevante o significativa de la metafísica, por ahora.
Si todo esto, no te atrapa o despierta esa curiosidad, si no condicionaría nuestras vidas a diario o confundiera el lugar que ocupamos los seres humanos en el planeta real (que pisamos y habitamos), entonces... The Leftovers no es tu serie, ni historia.

Paralelamente, a las imágenes ciertas y esas derivadas sentimentales, persiste la inagotable imaginación de sus guionistas y sus diferentes directores sin género, que vendrán en otras oleadas y la suma de otros directores con rasgos terroríficos como Nicole Kassell (El Leñador), Tom Shankland (The Children) y Craig Zobel (Z for Zacariah).
Curiosamente, en el quinto capítulo, una mujer llamada Mimi Leder que continua rodando en el futuro, comienza con la escena más llena de furia y violencia, contra otra mujer. Maltratada hasta la muerte y bastante ultrajada por su posición misteriosa, vejada y lapidada, casi crucificada, convendríamos.

Este es un mundo de locos, y visionarios que te envían a la nada. Parecido a los comportamientos de los animales que fueron abandonados, perdidos, y que aparecen por todos los sitios imaginables.
Con violencia vecinal por incomprensión y ciudadanos que rivalizan en malos humos. Una protección ciudadana no resolutoria, armas y almas desenfocadas, por un dedo de pintor demasiado grande, sexualidad confusa y onírica, entre ángeles y demonios. Maltratos domésticos y animales, asilvestrados, secretos callados como sepulturas rocosas, pétreos hilos familiares y fuego lynchiano, vamos, un cristo pictórico.
Claustros de vivencias incomprensibles, paternales, visitas a la nada o el silencio, creencias y fe... ¡puede que no! A lo mejor tras el 10, empezaré a conocer otros reflejos e intimidades, otras voces.
¿Es el reflejo de la maldad intrínseca o de nuestros miedos? Seremos uno o muchos, tras la marca epidérmica del sufrimiento o la exposición de una gran mentira en los medios... humo, todo humo. Si bien, en cada episodio late el corazón, sin parar, aunque mire hacia atrás, a los vestigios rotos.

Para crear este clímax imperfecto y retórico, se ha confeccionado un universo distópico con los pedazos, donde todos los personajes forman parte del engaño o el misterio redundante e imaginativo. Sorprendido por los resortes de un estrés postraumático, que amenaza con derrumbar su forma de vida perfecta.
Si bien, la catástrofe internacional se centra en pequeñas parcelas de Texas, desde un Amarillo terrestre, el amarillo de la nicotina en los dedos, el amarillo vidrioso de unos ojos que no pueden dormir, o hasta el ´amarillo` emocional que ataca la mente, como una especie de enfermedad contagiosa.

Tras nueve historias, entrelazadas, creo que nos aproximamos a un misterio mayor, que intentará despistar a cualquiera que intente acercarse a la verdad oculta tras la humareda. Como no, es ficción a la postre.
En nuevo confluimos, cuando todo lo alterado, se vuelve a montar como un puzzle, al que le faltaban piezas y, te las vas encontrando pisadas, enredadas en las fibras descoloridas de la alfombra, flotando en el agua o enterradas en la nieve de diciembre, camufladas por un brillo blanquecino, mortecino. La verdad es que lo desconozco, ni ganas tengo de investigarlo, solamente sentirlo. Restos tirados como hojas muertas, desprendidas de las anillas de una libreta, de toda humanidad.
Si las palabras afectan a los ciudadanos y sus familias, al igual que lo hace la falta de ellas, las miradas no acusadoras, contemplativas diríamos. El enigma envuelto en dolor y humo, regresará de nueve en diez.

En un mundo enloquecido y globalizado, todo empieza a desmoronarse por lo pequeño. La "familia Lindelof" se halla ante una desagradable disyuntiva, buscar u olvidar para siempre. Esperando las noticias de una sociedad diezmada, que empieza a afectar sobre manera, a los ciudadanos menos complacientes, sinceros, pragmáticos, confusos, agresivos, persuasivos, desafiantes, protectores, queridos, amantes, sectarios... no olvidados.
Provocando la secesión dolorosa, sin calidad ética y la superioridad moral de una sociedad con síntomas de cansancio. Patetismo infiltrado en una rara sucesión de acontecimientos relacionados con las creencias religiosas o la implicación emotiva de nuestros cerebros. Unos escribiendo y otros borrando... la muerte.

En cambio, quedan demasiadas respuestas y preguntas por lanzar al aire, personajes a los que conocer más a fondo, sueños que descifrar o pesadillas que enfrentar. Huidas o desapariciones, misterios a las que poner nombre y sentido, entidades pictóricas que signifiquen o pinten algo real en nuestras vidas. O continuar incompletos, como esos domicilios separados a los que volver o donde recuperar los recuerdos, corderos que reconducir o abandonar las iglesias sin fieles, las creencias temerosas. Morir de dolor de cabeza o de cáncer de pulmón, conversar o callar, follar con el cerebro o morir haciendo el amor. ¿El bien o el mal?
La duda razonable avanza sin cesar, atravesando todas la etapas imaginables, el noveno capítulo en la encrucijada, tras la historia común. Mientras las circunstancias lejanas, nos adentran en ese universo de apariencias provincianas, o privadas, que son las relaciones humanas. Lucha de contradictorias ideas, reflejos de nuestro yo interno, no innato, aprehendido. Historias que salen a la superficie como volutas e incendian nuestros sueños, señas incomprensibles a primera vista o lectura, hasta que alguien nos confirme si tenemos o no, alma. Si existe algo diferente, más allá.

Quizás, alguien intenta comunicarse con nosotros, alienante o alienígena, ante el nuevo orden silencioso y una catarata de insultos alrededor, visitándonos a los supuestos vivos que, tal vez, ya estamos muertos.
Aún mi temporada no está terminada y ya me apetecía contar algo... ante tanto secreto hermético, ante tanta frustración y huellas borradas. Ante el iris apagado de uno ojos ahumados o las lágrimas amargas por la nicotina, ante el odio y el rencor que subyace como una gran mentira, una elegía en cada episodio...

Todo cotidiano y tan poco glamuroso, como si fuera un día cualquiera, ese día.
El juicio no se celebra todavía, nos vamos acercando entre cuerpos caídos de los camiones, instintos animales entre vidas perdidas, sociedades rotas como pétalos en planetas olvidados, sin guardianes de la galaxia, palabras emborronadas y tiradas a la basura... Todo se junta en orden perfecto y singular, en The Leftovers, para que no acabemos perdiendo el interés por lo pequeño, cuando en ese instante insólito de soledad, todo se desvaneció.
Hoy, empieza un nuevo episodio, mañana otro... indefinidamente.

Sentados contemplando, fumando o muriendo, da igual, los creadores o escritores, los copiantes seguirán pensando por vosotros y vuestros hijos, apuntando más allá. Mostrando los engaños o creando nueve más.
Puede que haya algo más surrealista que este universo y sus leyes, algo más caótico. Puede que sí, antes de creencias, la conciencia dormida. Las reglas naturales que se van cayendo una tras otra, incluso, las universales, se neutralizan, olvidan o inventan.
Porque... muchos nos preguntamos, que sucederá en otras coordenadas del planeta, en otras mentes, ¿surgirá la idea de un Dios u otros invasores estarán a punto de aparecer por el horizonte... ¿Es este el principio del fin? Adiós, y solidaridad, restos del naufragio.

Tráiler The Death and Life of John F. Donovan, de Xavier Dolan.


Tráiler Death Note, de Adam Wingard.


Clip IZZY GETS THE FUCK ACROSS TOWN, de Christian Papierniak.


Tráiler Fargo Season 3.

Las más alteradas del Cinecomio

Etiquetas

Jessica Chastain Clint Eastwood Emma Stone Jake Gyllenhaal Matthew McConaughey Carey Mulligan Humor Amy Adams Chris Pine Denis Villeneuve Mads Mikkelsen Michael Fassbender Peter Sarsgaard Ridley Scott Tom Hanks Woody Allen Anna Kendrick Anthony Hopkins Ben Affleck Cine Documental Daniel Radcliffe Eva Green Ewan McGregor Hugh Jackman Joaquin Phoenix Keira Knightley Kristen Stewart Leonardo DiCaprio Martin Scorsese Melissa Leo Michael Caine Oscar Isaac Paul Dano Ryan Gosling Tim Burton Tom Hardy Winona Ryder Alan Arkin Alec Baldwin Alejandro González Iñarritu Alex de la Iglesia Andrew Garfield Anton Yelchin Antonio Banderas Anya Taylor-Joy Audrey Tautou Benedict Cumberbatch Brad Pitt Bruce Willis Bárbara Lennie Cary Fukunaga Cate Blanchett Chiwetel Ejiofor Chris Penn Christopher Nolan Christopher Walken Damien Chazelle David Ayer David Cronenberg David Fincher David Mackenzie David Thewlis Denzel Washington Eddie Redmayne Edward Norton Ethan Hawke Felicity Jones Francis Ford Coppola George Clooney Guy Pearce Harvel Keitel Helena Bonham Carter Hugh Dancy Hugo Weaving Isabelle Huppert J. K. Simmons J.J. Abrams James McAvoy Jean Marc Vallée Jean-Pierre Jeunet Jeff Nichols Jesse Eisenberg John Cusack John Goodman John Hurt John Turturro Jonah Hill Josh Brolin Julianne Moore Juliette Binoche Kate Bosworth Kenneth Branagh Kirsten Dunst M. Night Shyamalan Marion Cotillard Mark Ruffalo Martin Freeman Matthew Modine Meryl Streep Mia Wasikowska Michael Pitt Michael Shannon Michelle Williams Mike Flanagan Miles Teller Mélanie Thierry Nicolas Cage Nicolas Widing Refn Olivier Assayas Paolo Sorrentino Paul Giamatti Peter Jackson Quentin Tarantino Ralph Fiennes Ricardo Darín Richard Gere Richard Jenkins Robert Zemeckis Rosamund Pike Sam Shepard Samuel L. Jackson Saoirse Ronan Scarlett Johansson Sean Penn Serie TV-Scifi Serie Tv - Thriller Seth Rogen Sienna Miller Stellan Skarsgard Steve McQueen Tilda Swinton Tim Roth Tom Cruise Viggo Mortensen Wes Anderson William Hurt 2001: A Space Odyssey A Dangerous Method A Passage to India Abel Ferrara Al Pacino Albert Finney Alexander Payne Alexandre Aja Alfonso Cuarón Alice Eve Amanda Seyfried Amour An Education Angelina Jolie Animación Animación Digital Animación Japonesa Annette Bening Armie Hammer Ava Duvernay Barbara Stanwyck Ben Foster Ben Wheatley Bennett Miller Bertrand Bonello Bertrand Tavernier Bes Foster Bill Murray Billy Bob Thornton Bradley Cooper Brie Larson Brit Marling Bryce Dallas Howard Callum Keith Rennie Carlos Vermut Carmen Ejogo Carnage Casey Affleck Channing Tatum Charlotte Gainsbourg Chris Pratt Christina Hendricks Christoph Waltz Colin Firth Collin Farrell Damián Scifrón Dan Gilroy Daniel Monzón Darren Aronofsky David Ayelowo David Dobkin David Yates Demi Moore Denis Levant Drake Doremus Duncan Jones Ed Harris Edward Burns Elijah Wood Elizabeth McGovern Ellar Coltrane Ellen Barkin Emile Hirsch Emily Blunt Emma Thompson Emmanuelle Seigner Essie Davis Fede Alvárez Frances McDormand Frank Capra François Cluzet Gael García Bernal Gary Oldman Gary Ross Gavin O´Connor Gene Hackman Geoffrey Rush Giuseppe Tornatore Gracia Querejeta Greg Mottola Guillaume Sylvestre Gérard Depardieu Harvey Keitel Henry Fonda Hnos. Coen Hnos. Dardenne Hossein Amini Hugo Isabella Rosselini J. Edgar J.C. Chandor Jack Black Jacob Trambley Jacqueline Bisset Jacques Audiard James Cameron James Gray James Gunn James Marsh January Jones Jared Leto Jeff Bridges Jennifer Garner Jeremy Irons Jeremy Salunier Jim Broadbent Jim Sturgess John Carney John Ford John Lee Hancock John Malkovich John Travolta Johnny Deep Jonathan Nolan Jose Sacristán Joseph Gordon-Lewitt Julia Roberts Karyn Kusama Kevin Costner Kevin Smith Kiefer Sutherland Kim Nguyen Kristen Wiig Kurt Russell Kyle Catlett La Clase La Ola La vida de Brian Lambert Wilson Lars von Trier Laurence Fishburne Leos Carax LiLy Collins Lindsay Duncan Logan Marshall-Green Luc Besson Luis Tosar Luke Wilson Macha Grenon Marc Forster Marc Webb Mark Wahlberg Martin Sheen Mateo Gil Mathieu Amalric Matthew Broderick Meet John Doe Mel Gibson Melissa McCarthy Michael Almereyda Michael Brandt Michael Haneke Michael Keaton Michael Madsen Michael Peña Miguel Gomes Mike Cahill Mike Figgis Mike Leigh Mira Sorvino Monty Phyton Morgan Freeman Morten Tyldum Mélanie Laurent Nacho Vigalondo Nader and Simin Nadine Labaki Naomi Watts Naomie Harris Nathan Lane Ned Benson Neil LaBoute Nicholas Hoult Nicholas Jerecki Nick Nolte Nourizadeh Nima Olivia Colman Olivia Wilde Olivier Marchal Omar Sy Orson Welles Paddy Considine Park Chan-wook Patricia Arquette Paul Greengrass Paul Haggis Paul Thomas Anderson Paul Verhoeven Peter Berg Peter Dinklage Peter Mulan Philip Seymour Hoffman Philippe Falardeau Preston Sturges Quvenzhané Wallis Rachel Weisz Reese Whiterspoon Ric O´Barry Richard Ayoade Richard Glatzer Richard Harris Richard Linklater Rob Marshall Robert Downey Jr. Robert Duvall Robert Eggers Robert Pattinson Robert Redford Roger Donaldson Roger Michell Roman Polanski Rose Byrne Ruben Fleischer Sam Levinson Sam Whorthington Sandra Bullock Sarah Gadon Sarah Polley Serie Tv - Terror Series Tv - Terror Simon Curtis Simon Pegg Soledad Villamil Soul Kitchen Stanley Kubrick Staying Alive Stephen Lang Steve Buscemi Steve Carell Steven Knight Steven Soderbergh Tarsem Singh Tate Taylor Terrence Malick Terry Gilliam Thandie Newton Thomas Dekker Thomas Jane Thomas Winterberg Timothy Spall Todd Phillips Tom Dicillo Tom Ford Tom Hiddleston Tom Tykwer Tom Wilkinson Topher Grace Trailer The Wolf of Wall Street Uma Thurman Valérie Donzelli Vince Vaughn Viola Davis Woody Harrelson Yoji Yamada Yorgos Lanthimos Zachary Quinto Zoe Kazan Zoe Saldana